Fiestas de Jorquera

FIESTAS DE JORQUERA

Del 20 al 23 de mayo Jorquera celebra sus fiestas mayores. Pero unos días antes, en concreto el penúltimo domingo de abril, es cuando comienzan a celebrarse los actos que giran en torno a la Virgen de Cubas. Es en este penúltimo domingo del mes de abril cuando se realiza el traslado de la Virgen de Cubas en romería desde su ermita en Cubas hasta Jorquera. Este día los quintos de las diferentes pedanías con conforman Jorquera (Alcozarejos, Calzada de Vergara, Cubas y Maldonado) llevan a hombres a la Virgen que abandona su ermita en Cubas durante un mes. El traslado se realiza por empinados caminos hasta el campo por el llamado “camino de la Virgen” hasta el cruce de los caminos entre Cubas, Bormate y Jorquera. Es éste su principal núcleo de población donde los jorqueranos la toman para llevarla hasta la ermita de San Roque donde se prepara para la solemne procesión que tiene lugar al anochecer para hacer su entrada en el pueblo, quedando en la iglesia de Nuestra Señora de La Asunción.

El 20 de mayo comienzan las Fiestas Mayores con las que Jorquera despide a su patrona. En ellas son parte esencial la participación de la Hermandad de Moros y Cristianos que es anterior a 1730.

En la noche del 21, la imagen recorre en procesión las calles del pueblo y concluye con las tradicionales súplicas desde un balcón próximo a la iglesia. La súplica es un acto público en el que algún devoto de la Virgen le muestra su agradecimiento de forma lírica y espontánea.

El día 22 por la mañana temprano se celebra misa a la que asisten las compañías de Moros y Cristianos. Después acompañan a la Virgen hasta “La Fuente” donde espera todo el pueblo y allí se recitan las súplicas de despedida en las que ya se anuncia una guerra en un paraje próximo. Después comienza la romería. A lo largo del recorrido, más de doce kilómetros, se realizan los dos Alardes en los que se cuenta de manera lírica el pasado medieval de Jorquera, la pérdida de España, del castillo de Jorquera y de la religión cristiana ante los musulmanes y el triunfo final de los cristianos,  en el que es protagonista esencial la fe en la Virgen de Cubas que es quien les proporciona la victoria.

Concluido el último Alarde, los impacientes ribereños cogen la imagen y la retornan a su ermita con el alborozo de todos los habitantes de Cubas (para saber más de los alardes, consultar el artículo del profesor José Cano Valero, cronista de la Villa y Estado de Jorquera publicado en la web del Instituto de Estudios Albacetenses).

Las fiestas y los actos en honor a la Virgen de Cubas concluyen al día siguiente con “la toma y cargo de los oficios” de los oficiales de la Hermandad de Moros y Cristianos. Es una ceremonia larga, espectacular y emotiva que se celebra en la iglesia parroquial, tras la que quedan designadas las personas que en las fiestas del año siguiente deberán dsempeñar los diversos cargos.


Vídeo de la Romería de Cubas. Reportaje de CLM en VIVO emitido el 24 de mayo de 2010. Las localidades albaceteñas de Jorquera y Ribera de Cubas celebran su romería en honor a la Virgen de Cubas, su patrona y reina del Júcar.

Su origen hay que buscarlo en el reinado de Felipe II. Pero desde entonces la devoción sigue siendo enorme.

Amanece en Jorquera y romeros y embajadores son llamados a las puertas de la iglesia de La Asunción. Gente de Villavaliente, La Recueja, Abengibre, Bormate, Fuentealbilla, Vadeganga… “todos los pueblos limítrofes son todos Jorquera”. “La Virgen de Cubas es la Reina del Júcar”. El pueblo descienda hasta el balcón del Júcar para despedir a su Virgen. Es entonces cuando las embajadas cristianas y moras rescatan versos de origen medieval para tal adiós. Se conoce como alardes. El momento de la despedida es motivo de lágrimas para muchos jorqueranos. Nos separan más de diez kilómetros hasta llegar a la ermita situada en la Ribera de Cubas. En el camino se escuchan vítores y la amenaza de una guerra entre moros y cristianos. En un punto del trayecto la imagen cae en manos de los almohades. A las filas cristianas solo les queda encomendarse a su Virgen. Con música es recibida y es el momento del último alarde. De nuevo despedida y aplausos antes de entrar en su ermita.

 

VIDEO JORQUERA: ROMERÍA VIRGEN DE CUBAS